Lo que necesitas saber

Cómo vencer el bullying: Estrategias que sí funcionan

“Me duele el estómago, el oído, la cabeza…”. Todas las mañanas, de lunes a viernes, Osvaldo se quejaba de algo y pedía no ir a la escuela. Un chequeo médico descartó enfermedades, pero dejó a su mamá preocupada. El niño de diez años ya no era el mismo. ¿Por qué estaba deprimido? Lamentablemente, este cuadro se repite en muchos hogares de Puerto Rico y el pequeño Osvaldo es uno de los cientos de niños que temen ir a la escuela por temor al bullying.

El bullying o acoso escolar: ¿nombre nuevo para algo viejo?
La mayoría de nosotros puede recordar al menos un incidente de acoso en la escuela. Aunque el acoso escolar siempre ha existido, la Organización Mundial de la Salud reporta un aumento de este fenómeno y lo considera un importante problema de salud pública.

El bullying es un término que se utiliza desde la década de los setenta para definir el maltrato sistemático y repetitivo de una persona contra otra. Se presenta de varias formas:

  • Maltrato físico,
  • Maltrato verbal,
  • Maltrato psicológico,

Con el internet, la forma del ciberacoso o cyberbullying suma nuevas víctimas, sin necesidad de poner un pie en la escuela.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo a vencer el bullying?
Con frecuencia el consejo de los padres es: “haz tú lo mismo y dale un cantazo”. Por favor, ¡no lo repitas tú! Generar más violencia nunca será la solución. Es muy probable que alguien resulte lesionado, sin contar con las consecuencias legales que esto conlleva.

Pero, no nos equivoquemos. Se trata de una batalla en la que la inteligencia y el autocontrol son las armas de la victoria.

Pasos de la guerra anti-bullying

    1- Diseño de la estrategia anti-bullying
    El primer paso es descubrir qué está sucediendo. Busca la oportunidad de hablar con tu hijo. En esta conversación:

    • Escucha con calma. Nunca te muestres avergonzado o decepcionado por el bullying.
    • Déjale saber que comprendes cómo se siente.
    • Dile que no es su culpa. Nada justifica el maltrato.
    • Pregúntale cómo cree que puede solucionar el bullying. Es fundamental que el niño logre descubrir una salida por sí mismo. Ayúdalo.
    • Felicítalo por haber hablado de su problema.

    2- Vamos al frente y ataquemos el bullying
    Una vez que ya sabemos exactamente cómo está sucediendo el bullying, podemos establecer líneas de defensa. Recuerda: la respuesta violenta no debe ser una opción. Buenos consejos son:

    • “Aléjate del lugar y evita la confrontación”.
    • “Mantén la calma y no reacciones a comentarios que solo buscan que pierdas el control”.
    • “Rodéate de tus amigos y evita estar solo. Si estás acompañado, es menos probable que se te acerquen a molestarte”.
    • “Cuéntaselo a tus maestros o consejeros”.

    3- Neutraliza el cyberbullying
    Si tu hijo es ridiculizado o amenazado a través de las redes sociales o su teléfono celular, aquí tienes algunas estrategias para vencer el cyberbullying:

    • No debe responder al ataque. Esto empeorará las cosas.
    • Guarda todos los mensajes como evidencia. Puedes necesitarla más adelante.
    • Bloqueen electrónicamente al acosador.
    • Limita el acceso a la computadora, teléfonos y tabletas.
    • Hazte “amigo” de tu hijo en las redes sociales. Respeta su privacidad, pero está atento.

    4- Vías diplomáticas para vencer el bullying
    Si tu hijo no logra resolver la situación por sí mismo, o si ha recibido amenazas de agresión, no dudes: debes intervenir.

    • Pide una reunión con el director de la escuela y el maestro de tu hijo.
    • No contactes directamente a los padres del agresor. Si deseas reunirte con ellos, hazlo en la escuela con la presencia de un mediador oficial de la institución.
    • Graba los encuentros y lleva un récord de cada reunión.
    • Revisa las políticas anti-bullying de la escuela. Es una buena oportunidad para crear un comité anti-bullying que involucre a toda la comunidad estudiantil.

Si tu hijo es víctima del bullying, no lo dejes pasar como algo “normal”. La autoestima del niño y su propia seguridad pueden verse afectadas. Incluso, se han reportado casos en los que el suicidio es el capítulo final. Estemos atentos e informados para brindar la ayuda necesaria.