Lo que necesitas saber

¿Qué tipo de médicos hay y cuál me puede ayudar?

Piensas que hay tantos tipos de médicos que es confuso saber a dónde ir. Realmente, decidirlo es mucho más sencillo de lo que parece. Saber específicamente dónde dirigirte puede ayudarte a ahorrar tiempo y tratar lo que sea que te sucede más rápido.

Empecemos por definir los tres tipos de médicos. Hay generalistas, especialistas y subespecialistas. Un generalista es el médico de primera línea. El primero que ves cuando algo te molesta o empiezas a sentirte mal, pero no sabes lo que es. Muchos normalmente los catalogamos como médicos de cabecera o de cuidado primario. Este médico conoce nuestro historial médico desde aquella acidez que te daba, hasta cuando te rompiste la pierna.

Los especialistas son médicos que decidieron continuar sus estudios para especializarse en algo en específico. ¿Quiénes son especialistas? Pues los cirujanos, endocrinólogos, cardiólogos, anestesistas, pediatras y geriatras, solo por mencionar algunos. Por ejemplo, si eres una mujer embarazada, vas a un ginecólogo obstetra para todos tus chequeos. Aquí pasas directamente a manos de un especialista, a menos que hayas ido al médico generalista antes de saber que estabas embarazada, para atender los mareos que no se te quitaban.

Un subespecialista es aquel doctor que se especializa en un aspecto específico dentro de su área. ¿Quiénes son subespecialistas? Neuroanestesiólogos, ortopedas, urólogos, otorrinolaringólogos, oftalmólogos, neonatólogos y cirujanos pediátricos, entre muchos otros. Pero volviendo al caso del embarazo, digamos que el bebé nació prematuro. Durante sus primeros 28 días de vida, será atendido por un neonatólogo que vigilará que todo esté bajo control. Como mencionamos anteriormente, esta es una subespecialidad de la pediatría.

Si tienes una condición en específico que puedes identificar y conoces la especialidad que la trata, puedes ir directamente al especialista. Él se encargará de referirte al subespecialista indicado si hubiera la necesidad. Si por el contrario, tienes un malestar general u otros síntomas que pudieran ser de distintas condiciones, es bueno que visites a un médico generalista que te haga pruebas para diagnosticarte y atenderte o referirte al especialista, según tus resultados.

Cuando estés buscando un plan médico, debes tener pendiente que el mismo incluya cobertura para estos tres tipos de doctores. En el caso de Triple-S, puedes encontrar la información en la misma tarjeta junto con el copago que toca para cada tipo de médico. Infórmate bien para que evites sorpresas en el futuro.