Lo que necesitas saber

Los beneficios de un plan de salud son para todos

Hablar de que te puedes enfermar en cualquier momento o que es posible sufrir un accidente inesperado puede caerle mal a más de uno. Pero no se trata de “llamar la mala suerte” sino de una realidad. A cualquiera le puede pasar y, por eso, hay que estar preparados. Un plan de salud nos ayudará a sobrellevar una emergencia médica, ¡y a evitarla! Conoce los beneficios de tener un plan médico y cómo se convierte en una herramienta para vivir mejor.

Beneficios de un plan de salud
Es hora de espantar la “mala suerte” con inteligencia y previsión. Es más que probable que necesitemos recibir servicios médicos en algún momento. Pregúntenle a “Eduardo”… Por años se vanagloriaba de su buena salud y del dinero que se ahorraba en visitas al médico. Hasta ese día: puso el pie justo donde no debía y resbaló sin freno. Múltiples traumatismos y fracturas cambiaron su manera de pensar, pero también su salud y sus finanzas.

Para evitar estas malas sorpresas en nuestra vida y en la de nuestra familia, debemos tomar conciencia sobre los beneficios de tener un plan de salud. Algunos son:

  • Un plan médico nos protege de gastos médicos inesperados que pueden llegar a ser muy costosos.
  • Pagamos mucho menos por los servicios de salud que necesitemos en caso de un accidente o una enfermedad grave.
  • Las compañías de seguro acuerdan mejores tarifas con los proveedores y nosotros nos beneficiamos de los descuentos.
  • Unas vacaciones familiares pueden incluir una visita a Sala de Emergencias y un plan de salud puede ayudarnos a resolver estos desagradables imprevistos.
  • Recibimos cuidados preventivos gratuitos, como vacunas y chequeos médicos rutinarios preestablecidos por la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, para ayudarnos a mantener una buena salud.
  • Podemos recibir la mejor atención médica posible desde el primer síntoma de una enfermedad, mejorando las probabilidades de curación.

Una buena salud también necesita un plan
Puede ser que en tu familia “todos son saludables” o bien que “hay mucha presión alta y diabetes”. En cualquiera de los dos casos, tener un plan de salud es imprescindible. La buena salud necesita un plan para poder mantenerse y robustecerse. Y las condiciones crónicas, tratamientos constantes para mantenerlas estables y controladas.

Quizás sigues preguntándote, “si estoy saludable, ¿para qué necesito un plan de salud?”
La respuesta es sencilla: ¡para mantenerte saludable! Con un plan de salud puedes hacerte exámenes de forma gratuita que diagnostican muy temprano diversas condiciones. Así mejoras las probabilidades de curación. Por el contrario, si no tienes un plan de salud y no te enfermas con frecuencia, puedes pensar que lo que sientes “se va solo” o que “eso no es nada”. Entonces dejas de ir al médico y confías en que en unos días estarás como nuevo, corriendo el riesgo de que no sea algo sin importancia. Pero para tu salud “esos días” pueden ser vitales y con un plan médico puedes hacer que el tiempo esté a tu favor.

Pensar que ahorras cuando dejas de adquirir un plan médico no es una sabia decisión, incluso cuando estás en buenas condiciones de salud. Por el contrario, es el momento adecuado para invertir en mantener la buena salud. Visitar al doctor te permitirá tomar las decisiones más saludables, antes de que tu vida corra peligro o tus gastos médicos sean impagables.

Adquirir un plan es invertir en tu seguridad financiera, en tu felicidad y la de tus seres queridos, en tus sueños y proyectos y en todo lo que te propongas, porque todo depende de tu vida saludable.