Prevención y Calidad

La Migraña: crónica de un dolor de cabeza

Empieza como un día común y corriente. Haces tu rutina como de costumbre, bebes tu café, prendes tu computadora y de repente empiezan esas conocidas pulsaciones en la cabeza, la luz te molesta y te da un poco de náuseas. Sabes que el dolor que viene después no es divertido. Así se siente la migraña. Porque lo mío no es un simple dolor de cabeza. Es El Dolor de Cabeza. Si también sufres de migraña, sabes a qué me refiero.

La verdad es que no es un chiste: es una enfermedad crónica e incapacitante.

Aprendiendo a leer las señales

Que no duela tanto es posible. Si se ataca desde el primer síntoma, la migraña puede ser manejable. Un 20 % de quienes sufren este cuadro tan desagradable empiezan por ver destellos de luz, puntos ciegos y líneas en zigzag, justo antes de padecer el dolor agudo. No son señales del más allá. Se le llama “aura” y es una alerta para no pasar por alto. El médico especialista puede recetar medicamentos que deben tomarse en ese momento, para evitar que empeoren los síntomas.

Pero si los ataques son más de dos al mes, hay fármacos preventivos que se toman a diario con el objeto de reducir los episodios.

Un dolor a la medida

Una cena romántica no incluye el vino tinto. Al menos en mi caso, una copa puede desencadenar una batalla campal en mi cerebro y terminar con una migraña durante varias horas. No culpemos a la uvas. Cada quien tiene que descubrir qué es lo que dispara este fuerte dolor de cabeza. Si siento que estoy bajo mucho estrés y ansiedad, trato de controlarme y respirar profundo o también puedo sufrir un ataque.

Chocolates, quesos, maní. Revisa tu dieta para identificar si algo de lo que comes es una de las causas de tu migraña. Las hormonas y el ciclo menstrual con frecuencia son señalados como disparadores del dolor. Otras veces las luces brillantes, la falta de sueño o algún medicamento pueden ser los responsables.

La migraña es un dolor a la medida. Lo que en ti provoca un ataque, puede calmar el mío. Así que haz una lista de los sospechosos de causarla en tu cabeza y procede a juzgar al culpable con ayuda de tu médico para encontrar una solución certera.

Misterios del cerebro

Todos queremos saber el por qué. Años de estudios todavía no arrojan resultados definitivos, pero nos dicen que las migrañas se inician con una inflamación en el cerebro. El nervio del trigémino y los vasos sanguíneos no parecen mantener siempre las buenas relaciones. Suena extraño pero sé perfectamente cómo se siente.

Hay que aprender a domar este dolor. Presta atención a cómo se inicia tu migraña y escribe la crónica de tu propio dolor de cabeza. Consulta con tu médico de cabecera o con un neurólogo para que juntos puedan encontrar un plan preventivo y alivio.