Lo que necesitas saber

Enfermedades de transmisión sexual: un manual de la pasión

Cuando el romance y la pasión se apoderan de nosotros, olvidamos detalles importantes… Como que en ese contacto íntimo no solo están tú y tu pareja, también pueden estar presentes decenas, cientos y hasta miles de personas dependiendo de cuántas parejas anteriores tengan entre ambos y cuántas a su vez hayan tenido todos esos extraños.

¿Se te fue el romance al piso? Pues así de fácil es contagiarse con una enfermedad de transmisión sexual (ETS), si no tomas las precauciones debidas. Queremos que vivas el romance, pero con vida y salud.

Una ETS, como el herpes genital, el virus del papiloma humano o el sida, puede acompañarte toda la vida. Estas enfermedades recibían antes el nombre de “venéreas”, porque se relacionaban con el mito de Venus, la diosa del amor. Pero contrario a Venus, estas infecciones no son un mito. Si no practicas el sexo seguro las vas a contraer, tarde o temprano. ¡Fin de la novela!

Lo que tienes que saber de las ETS
La variedad es amplia. Existen más de veinte tipos diferentes de ETS causadas por bacterias, parásitos y virus. Vamos a dejar las nubes y pisemos tierra firme:

  • Hecho #1: Si la causa es un virus, la infección no tiene cura pero quizás pueda controlarse con medicamentos.
  • Hecho #2: Es común infectarse con varias de estas enfermedades al mismo tiempo. Por ejemplo, tener sífilis y clamidia, y alguna otra.
  • Hecho #3: Al igual que la sífilis, la mayoría de estas infecciones no presenta síntomas iniciales. Así que las personas infectadas pueden creer honestamente que están sanas y seguir contagiando a sus parejas.

Cuáles son las ETS más frecuentes
Las ETS causadas por bacterias se detectan con una prueba de laboratorio y se tratan con antibióticos. Las más comunes:

  • Sífilis – si se trata a tiempo se cura fácilmente, de lo contrario pude causar problemas serios de salud y hasta la muerte.
  • Clamidia – en las mujeres puede conducir a la infertilidad.
  • Gonorrea – en los hombres esta infección puede afectar la próstata y los testículos.

Las ETS causadas por un virus no se curan pero se pueden controlar. Algunas son:

  • Herpes genital: puede causar llagas dolorosas en los genitales.
  • Virus de inmunodeficiencia humana (VIH/SIDA): ataca el sistema inmunológico. El estado más avanzado de la enfermedad es el SIDA.
  • Virus del papiloma humano (VPH): son verrugas que afectan los genitales y pueden causar cáncer. Existe una vacuna para cuatro tipos de este virus.

Además, existen las ETS causadas por parásitos. La más común entre estas es la tricomoniasis, que puede curarse con antibióticos.

Cómo protegerte de las enfermedades de transmisión sexual (ETS)

  • Trata de mantener relaciones estables con una sola pareja. Nada de cambia-cambia.
  • Utiliza siempre el preservativo.
  • Visita a tu médico regularmente y hazle saber que estás activo sexualmente para que te realice las pruebas necesarias para un diagnóstico temprano.
  • Si tienes una de estas condiciones, informa a tu pareja y toma las medidas necesarias para evitar el contagio.

Hoy más que nunca, nuestra vida sexual es más larga: empezamos más jóvenes y seguimos activos hasta bien entrada la madurez. Así que las enfermedades de transmisión sexual tienen mayor posibilidad de aparecer en nuestras vidas. Sin embargo, no hay por qué avergonzarse. Lo importante es educarse, protegerse y tratarse. Si quieres más información para lograr una vida romántica segura, suscríbete a nuestro boletín.