Orientación

Cuando la meta es la salud, ¡necesitas un plan!

Eres un atleta olímpico y estás listo para correr los exigentes cien metros planos. ¿Te imaginas hacerlo sin haber entrenado? Un plan de salud es el coach perfecto para alcanzar la meta más valiosa de nuestras vidas. Pensar que solo necesitamos un plan de salud cuando nos enfermamos es el primer error. Empieza temprano y trae esa medalla.

¡Vamos a entrenar! Un plan de salud y el cuidado preventivo
Lograr un buen estado de salud también necesita entrenamiento. Un plan de salud te ayuda a tener un papel activo en el cuidado de preventivo para que puedas mantenerte saludable. Desde el año 2015, y gracias a la Ley del cuidado de salud a bajo precio (ACA, por sus siglas en inglés), los planes de salud cubren todos los costos asociados con los servicios de prevención.

¿Y qué es un “servicio preventivo”?
Por ejemplo, en el caso de las mujeres adultas, el plan de salud garantiza una mamografía cada dos años. En el caso de los hombres mayores de 50 años, el plan de salud les ofrece una colonoscopia. Ambas pruebas buscan detectar dos de los cánceres más frecuentes como lo son el de mama y de colon, pues descubrirlos tempranamente aumentan las probabilidades de curación.

El entrenamiento que te ofrece tu plan es:

  • Un plan de vacunación o inmunización, para niños y adultos.
  • Pruebas diagnósticas para evaluar tu salud, según la edad, sexo y antecedentes médicos y familiares.
  • Medición periódica de peso, colesterol y presión arterial.
  • Educación de salud por parte de tu médico: información sobre la dieta balanceada, ejercicio regular, comportamiento sexual responsable, cuidado dental, peligros del abuso de drogas y alcohol, manejo de estrés y prevención de accidentes.

Si sigues el entrenamiento al pie de la letra, tienes mayores posibilidades de éxito en la carrera de la salud. Y, ¿qué pasaría si se presentan obstáculos?

¡A correr! Más rápido y mejor si tienes un plan de salud
Si a esos cien metros planos le agregamos las vallas, la cosa se complica. Pero si hemos entrenado lo suficiente, venceremos los obstáculos con éxito. Así se comporta nuestro organismo. Luego de un cuidado preventivo dedicado, un inconveniente de salud tendrá buenos pronósticos en la mayoría de los casos.

Cuando se presenta una enfermedad es prácticamente indispensable contar con un plan de salud. Si llega ese momento, lo necesitarás para recibir:

  • Atención de emergencia.
  • Pruebas que determinen el estado de la condición que te aqueja.
  • Acceso a tratamientos que se apegan a los más altos estándares de calidad.
  • Cirugías y atención hospitalaria adecuados.
  • Trasplantes de órganos.
  • Atención por parte de médicos, laboratorios y hospitales debidamente certificados.
  • Acceso a medicamentos recetados y equipos médicos duraderos.

Si te toca correr con vallas, ¡hazlo más rápido y mejor con un plan de salud!

¡Clasificamos! Recupérate y prepárate: este es el plan.
Al cruzar la meta debes recuperar el aliento. El esfuerzo fue grande y ahora es cuando quedan carreras por recorrer. Cuando superas una crisis de salud, desde una monga “rompe-huesos” hasta un trasplante de órganos, debes guardar un periodo de recuperación. Tu plan de salud también te acompaña para que tengas a tu alcance los recursos necesarios para lograrlo.

Después de una enfermedad, tu plan de salud te facilita:

  • Seguir el tratamiento indicado.
  • Pruebas y evaluaciones para vigilar las recurrencias o regreso de la enfermedad.
  • En caso de recaídas, contar con todos los servicios médicos necesarios para sobreponerse.
  • Recibir atención médica especializada.
  • Acceso a un programa de salud preventivo más exhaustivo y específicamente relacionado con las condiciones sufridas.
  • Atención médica y asistencial para tratar condiciones crónicas, como diabetes e hipertensión.

Si ves el cuidado de tu salud como una carrera de atletismo, que posiblemente tenga algunas vallas, puedes darte cuenta de la importancia que tienen nuestras acciones antes, durante y después de enfrentarnos a una enfermedad. No dejes para después el adquirir un plan de salud. ¡Empieza a entrenar y trae esa medalla! Tus seres queridos te esperan para celebrar.

Tener un plan médico es una meta que todos podemos alcanzar. Conoce más sobre las opciones que Triple-S Salud tiene para ti.