Prevención y Bienestar

El cáncer de cuello uterino se puede prevenir

Ninguna mujer debería morir de cáncer de cuello uterino (cáncer cervical). Por desgracia, en EE.UU. más de 4,000 mujeres al año mueren a causa de esta enfermedad. Hasta el 93% de estos cánceres se podrían evitar con pruebas y la vacuna contra el VPH (virus del papiloma humano).

Para evitar más muertes, tú puedes:

  • Informarte acerca de las distintas pruebas de detección y hacerte la que sea correcta para ti. Recuerda dar seguimiento a resultados irregulares.
  • Preguntar en cada cita médica si es hora de hacerte las pruebas de detección.
  • Decirle a tus amigas, hermanas, compañeras y otras mujeres que se hagan las pruebas de cáncer cervical.
  • Hacer que tus hijos e hijas se vacunen contra el VPH según lo recomendado.
    ¿Qué pruebas de detección debes hacerte?
    Existen dos pruebas que pueden ayudar a evitar o detectar el cáncer cervical en sus etapas iniciales:
  • La prueba de Papanicolaou (prueba vaginal) o Pap identifica los precánceres. Estos son cambios en las células del cuello uterino que pueden convertirse en cáncer si no se tratan de forma adecuada. Se recomienda para todas las mujeres de 21 a 65 años de edad, y se puede realizar en la oficina del médico. Las mujeres que han recibido la vacuna contra el VPH también deben comenzar a hacerse las pruebas al cumplir los 21 años. Si los resultados de tu Pap son normales, es posible que tu médico te diga que puedes esperar tres años para el próximo Pap.
  • La prueba del VPH identifica el virus que puede causar estos cambios celulares. Si tienes 30 años o más, puedes hacerte la prueba del VPH junto al Pap. Tu médico puede hacerte ambas pruebas al mismo tiempo. Si tus resultados son normales, tienes muy poca probabilidad de contraer cáncer cervical en los próximos años. Es posible que en ese caso tu médico te diga que puedes esperar hasta cinco años para hacerte la próxima prueba.

La vacuna contra el VPH salva vidas

Cada año, cerca de 17,000 mujeres contraen cánceres asociados al VPH en EEUU. De estos, el cáncer  cervical es el más frecuente. Además, cerca de 9,000 hombres desarrollan cáncer asociado al VPH. Tú puedes proteger la vida de tus hijos vacunándolos contra el VPH.
Los niños y niñas deben recibir las tres dosis de la vacuna contra el VPH a los 11 o 12 años. Si un adolescente o adulto joven (hasta los 26 años) no ha completado la serie de tres dosis de la vacuna, ¡todavía está a tiempo! Si ha pasado mucho tiempo desde que tu hijo recibió la primera o segunda dosis de la vacuna contra el VPH, no tiene que comenzar de nuevo. Solo tiene que recibir las inyecciones que le faltan tan pronto sea posible. ¡Haz hoy mismo una cita para vacunar a tus hijos!

También te invitamos a leer: La prueba del cáncer del colon puede salvar tu vida